jueves, 2 de enero de 2014

La bicicleta Pedersen

Mira que cuando se diseñan bicicletas uno cree que vista una vistas todas, pero de vez en cuando aparecen modelos que te hacen volver a mirar porque hay algo que no te cuadra. La bicicleta Pedersen es una de esas bicicletas que nunca pasan inadvertidas, una de esas bicicletas que tienen un diseño que te hace volver a mirar otra vez y que aunque tiene un planteamiento muy en la linea de los diseñadores actuales, resulta que vio la luz a finales del siglo XIX.



Su diseñador fue el ingeniero Mikael Pedersen que nació en 1855 en Flong (Dinamarca). Gran inventor, hizo muchas patentes mecánicas de todo tipo, principalmente relacionadas con la agricultura. En 1893 se trasladó a Dursley (Inglaterra) donde realizó su primera patente de bicicleta en 1894 y creó la Pedersen Frame Co. en 1896. A pesar de lo revolucionario de su diseño, no causó la sensación esperada y la demanda fue muy limitada.

Esta primera empresa quebró y formó otra compañía, conocida como los Dursley Pedersen Cycle Co con el fin de fabricar su diseño originario. Esta bicicleta se basó en dos triángulos que soportarían todas las tensiones en igual medida con una silla tipo hamaca suspendida entre ambos triángulos. Con una posición mas erguida y la suspensión que proporcionaba el sillín hamaca, Pedersen revolucionó la comodidad de circular por los duros y abruptos caminos de la época. 







La bicicleta comenzó a ganar carreras y estableció numerosos records, recibiendo buenas críticas por los medios de la época especializados en ciclismo. Es la época dorada de la bicicleta Pedersen que llegó a construir una bicicleta de carreras super-ligera, utilizando tubería con paredes extremadamente delgadas para lo visto en aquellos años,  llantas de madera de 24 pulgadas, y perforando todos los componentes para ahorrar peso. Esta bicicleta todavía existe y se dice que pesa menos de 4.5 kilogramos.


  
La Dursley Pedersen siguió aumentando y pronto la empresa llegó contar con un máximo de 50 personas que producían más de 30 bicicletas a la semana. La demanda y la fama adquirida fue tal que se llegaron a crear tándems y una versión plegable que fue utilizada por el ejercito. Dentro de su marco estrella, ofreció la posibilidad de 8 tamaños diferentes, y variedad de colores, además de un marco niquelado. Pedersen prestó mucha atención en los procesos de fabricación y mejoras técnicas, añadiendo por ejemplo un manillar con rodamientos de bolas y ajustable en altura. 
 




Pedersen fue el primero que ofreció un cambio interno de 3 velocidad, basado en el principio contraeje, como un embrague de fricción pero que resultó ser poco fiable en uso. Pedersen se mostró reacio a modificar su diseño y se vio obligado a vender la patente en 1905. Por aquellos años otro cambio interno de 3 velocidades, mas fiable aparecia en el mercado, era el Sturmey-Archer.

 


 
La producción de la bicicleta Dursley Pedersen se detuvo en 1917, pero el diseño continuó siendo producido en Londres durante varios años.  Pedersen regresó a Dinamarca en 1920 para fallecer en Copenhagen en 1929.



En 1978, Jesper Sølling redescubrió el diseño Pedersen y comenzó la construcción de marcos. Después de más de un siglo, el diseño de Pedersen sigue siendo un ejemplo de la artesanía única en un mundo de producción masiva. Bicicletas Pedersen se sigue manteniendo como un vínculo con el pasado, cuando el ciclismo trajo la independencia y la libertad de movimiento, cuando la calidad era evidente, cuando los detalles eran importantes, cuando el estilo era algo hermoso.