viernes, 10 de enero de 2014

Franco Cacciatori y sus aventuras con una plegable Graziella

A veces te encuentras con personas anónimas increíbles que un buen día se convierten en famosos por un día por realizar algo extraordinario. Esa es la historia de Franco Cacciatori, un veronés anónimo de 56 años que debido a que le robaron su vieja vespa se vio obligado a ir a su trabajo cada día en bicicleta. Poco a poco le fue cogiendo el gusto al pedaleo hasta que un día se tropezó en su camino con una bicicleta plegable de la marca Graziella dentro de un contenedor, en muy mal estado. El amor fue a primera vista y se dispuso a volver a ponerla en circulación restaurándola. No se sabe muy bien porqué, pero a partir de ese momento comienzan sus aventuras en bicicleta plegable sobre su Graziella plegable de ruedas de 20" y de una única velocidad (plato de 46 y piñón de 20) ha subido entre otros muchos e impresionantes puertos,  el Stelvio o el Mortiloro. ¿Quién dijo que no podía hacer en una bicicleta plegable?.