martes, 28 de enero de 2014

Proteger los pantalones de la lluvia (rainlegs & rainchaps)

Hace unos días veíamos lo útil y versátil que resultaban las capas de lluvia para protegernos en casi cualquier situación. A pesar de estar muy bien diseñados, tienen el inconveniente de dejar muy desprotegidas las piernas, zona que además queda muy expuesta debido a la acción centrífuga de las ruedas.

Para solucionar este inconveniente tenemos la opción rápida y económica de unos pantalones impermeables que por lo general no transpiran y al ser completos, la zona que apoya en el sillín hará que nos escurramos irremediablemente. Pero tenemos una posibilidad que ocupa poco espacio y que es específica para los ciclistas. Son los rainlegs y los rainchaps. Idea procedente del mundo del jinete a caballo y usada por motoristas y en otros deportes, también tiene su práctica aplicación al mundo del ciclismo.





La diferencia principal entre ambos es que los rainlegs no llegan a cubrir toda la extensión de la pierna, sino que acaban en la rodilla y los rainchaps llegan hasta los tobillos. Ambos sistemas se basan en perneras independientes, como los manguitos de brazos ciclistas, y que se sujetan por cordones o velcros, permitiendo una movilidad absoluta al no perder el contacto del culotte o pantalón sobre la superficie del sillín.












Para finalizar y para los más mañosos tenemos la opción de fabricarnos unos rainlegs nosotros mismos.