viernes, 3 de enero de 2014

Balance del 2013 y proyectos e ilusiones ciclistas para el 2014

Acabó el 2013 y tras hacer balance ciclista del año, resultó que realicé 4372 kilómetros en bicicleta plegable entre una Tern Link P9 y una Brompton M6L. Estoy contento, esperaba haber llegado a los 5000 kilómetros, pero me he de conformar. No obsntante, considero que ha sido un buen año por haber podido comprobar las verdaderas posibilidades de estas bicicletas de ruedas pequeñas. 

La Tern Link P9 me permitió ver como con ruedas de 20" se pueden conseguir velocidades muy altas y cubrir largas distancias. También sufrí en mis oídos los lamentos del aluminio cuando se le exige más de lo necesario. Probé uno de los sillines más cómodos, como es el Selle SMP TRK. Superé distancias de 100 kilómetros y participé en una prueba ciclista con puertos de verdad y a ritmo vertiginoso. Su plegado, aún siendo sobre el papel mejor que el de sus hermanas Dahon, seguió siendo algo aparatoso al llevar el manillar por el exterior. Sus desarrollos con plato de 53 dientes y un cassette de 9v de 11-32 fue una verdadera delicia, suave y rápido.

 

Hice un sueño realidad y me compré una bicicleta Brompton. Compre el modelo de 6 velocidades con manillar tipo M y plato estandar de 50 dientes. Comprobé muy rápidamente como no hay bicicleta plegable que se la iguale a la hora de ser plegada, desplegada y transportada. También fuí adaptándome poco a poco a sus nuevos desarrollos y tamaño de rueda. Tuve que cambiar el plato de 50 dientes por uno de 44 dientes para comenzar a saborear plenamente a la Brompton. Hice mi primera salida larga de 100 kilómetros con la Brompton y aunque no podía mantener las altas velocidades de la Tern Link P9, mantenía medias muy decentes que me hacían ver la posibilidad de realizar distancias largas con ella. Compré un sillín Brooks B17 Imperial en sustitución del SMP con vistas a esas futuras salidas y la necesidad de pasar mas horas sobre el sillín. Fuí consciente del poder del acero y como los cuadros de acero siguen vivos, "steel is real".



El año ha comenzado lluvioso y ventoso y no está acompañando precisamente para mis salidas en Brompton. No obstante, a pesar del mal tiempo mi Brompton y yo seguimos viniendo juntos al trabajo sin falta. Por la cabeza me rondan salidas de 150 y 200 kilómetros con la ilusión de poder hacer una brevet de 200 kilómetros. También revolotea por mi cabeza el realizar algún viaje largo y poder constatar las posibilidades cicloturistas de esta pequeña británica. Pero de momento todo son proyectos e ilusiones que unas irán tomando forma y otras se desvanecerán entre las necesarias obligaciones del trabajo y la familia. Pero a pesar de todo, lo importante es mantener la ilusión, las ganas de pedalear y seguir sintiendo la ansiedad de un niño cuando sueñas en tus nuevas aventuras en bicicleta plegable.