martes, 16 de octubre de 2018

Mi experiencia Brompton después de 5 años y 20.000 kilómetros.

Este pasado mes de agosto de 2018 mi pequeña Brompton cumplió cinco años. Durante estos 1825 días hemos hecho 20.000 kilómetros, periodo más que suficiente para poder obtener una opinión real y certera de la que posiblemente sea la mejor bicicleta plegable del mundo.


Lo primero que he de decir es que no he tenido ni una sola avería en este tiempo y kilómetros. Nada se ha estropeado, nada se ha roto y nada ha fallado. He practicado ciclismo urbano, cicloturismo de varios días con carga y hasta uso deportivo. Debido al desgaste he usado dos juegos de cubiertas originales Brompton, un juego de piñones, dos cadenas, un eje de pedalier y un juego de zapatas de freno. 
Todo lo demás ha sido un mantenimiento básico de limpieza y engrasado como a cualquier bicicleta con la frecuencia que determine el uso, el tiempo y las ganas de hacerlo.

Si es cierto que he sustituido algunas piezas originales por otras compatibles que supuestamente mejoraban la calidad de la bicicleta. Enumeraré los principales cambios:

1º) Sustitución de puños originales por Ergo GP-2-S.-


La sustitución de los puños originales por los Ergo GP-2 S resultó una mejora incuestionable. Son de una calidad fuera de dudas y mejoran notablemente la conducción y el descanso de las manos tanto en largas rodadas como en las habituales de la ciudad. Sus pequeños cuernos se adaptan perfectamente para no interferir el plegado y son fáciles de adaptar cortándoles unos centímetros junto a las palancas de freno para asentar correctamente en los pequeños manillares Brompton.

2º) Sustitución del sillín original por un Brooks.-


El sillín original Brompton me resultó incómodo desde el primer día. En un primer momento lo cambié por un Selle SMP TRK que es realmente cómodo, pero finalmente, y dejándome llevar por ese aire inglés vintage, compré un Brooks B17 Imperial color Honey que con el paso de los kilómetros ha resultado ser el sillín más cómodo que jamás haya tenido. El recomendar un sillín Brooks es complicado, lo he hecho a algunas personas y les ha funcionado, pero los traseros no son una ciencia exacta y tienen mucho de gusto personal. Aunque los Brooks son un poco delicados y necesitan algo de mantenimiento, yo los he usado con todo tipo de tiempo y protegiéndolos con una funda contra el agua no habrá nunca problemas.

3º) Cambio de plato de 50t a 44t.-


Este cambio era imprescindible. Aunque había leído mucho sobre el tema de los desarrollos en Brompton 6v antes de comprarla, el hecho de tener que esperar más tiempo hizo que comprara una standar con plato 50t. El cambio a plato de 44t no fue rápido y económico y tal como había leído supuso el poder sacar mucho más partido a los desarrollos del pequeño buje BWR.

4º) Refuerzo Pablo en guardabarros trasero.-


Para los modelos L el refuerzo Pablo de Milian Parts es casi una obligación. El guardabarros de serie es de cromoplástico y recibe el refuezo de las varillas que los sustentan y fijan sobre el eje trasero. Si la bicicleta no plegara y apoyase constantemente sobre la ruedecita que al golpear contra el suelo lo hunde progresivamente, no sería necesario ningún tipo de refuerzo. La lámina de acero que refuerza el guardabarros trasero del sistema Pablo es ciertamente efectiva y de hecho, mantengo el mismo guardabarros de origen sin ningún tipo de deterioro.

5º) Sustitución del elastómero original Brompton.-


En un primer momento cambié el elastómero original Brompton por una vistosa suspensión bikefun que combinaba elastómero y muelle externo. Durante los primeros meses funcionó a la perfección, mejorando la sensación del original, pero presentó un fallo de diseño ya que recaía todo el esfuerzo sobre el elastómero, degradándolo rápidamente y regresando al original Brompton de nuevo.


En la búsqueda de un elastómero más firme aún que el original Brompton instalé el Joseph kuosac ultra firm con unos resultados inmejorables. La solución es idéntica a la original Brompton, pero el elastómero es bastante más firme que el original. Esta solución es muy recomendable para gente grande o que le guste un rodar firme y duro.

6º) Manillar Joseph Kuosac mid riser.-


Una de las cosas que había ido observando con el paso de los kilómetros era la tendencia a querer ir algo más bajo y adelantado que la posición que me ofrecía el manillar tipo M, pero sin llegar a la postura racing del manillar tipo S. La solución la encontré con el manillar Joseph Kuosac mid riser que consigue una posición intermedia entre el manillar tipo M y S. Es una mejora realmente apreciable y que transforma increiblemente la forma de conducción de la pequeña Brompton.

7º) Sustitución de thumb shifter Sturmey Archer SL30.-


La sustitución del pulsador del buje interno original fue obligada ya que éste empezaba a fallar debido al desgaste de los trinquetes de plástico. La solución era reponer la misma pieza o sustituirla por el pulsador Sturmey Archer SL30. El cambio ha sido espectacular. Además de la calidad de los materiales, totalmente de aluminio y con trinquetes metálicos, ofrece un funcionamiento sublime.

8º) Sustitución de tija y tornillería de titanio.-


La tija original Brompton comenzó a presentar pequeñas picadas de oxido que me obligaban a utilizar lana de acero para eliminarlas así que encontré la escusa perfecta para sustituirla por una tija de titanio. No hay gran diferencia de peso, pero el titanio es una pasada, siempre presenta el mismo aspecto y no le afecta la humedad, así que el cambio mereció la pena.


En el mercado online existe una gran oferta de tornillería de titanio específica para Brompton. En términos generales merece la pena, a pesar del alto coste en comparación a la tornillería de acero,  a cambio obtienes piezas de calidad que no se oxidarán jamás y siempre algo más ligeras.

Conclusión:


En mi opinión, estaría entre los que afirman que Brompton es posiblemente la mejor bicicleta plegable del mundo. Es extremadamente dura, fiable y versátil. 

Aunque esta concebida para la ciudad, resulta increíble como se desenvuelve en rutas largas totalmente cargada. Se ha convertido en mi bicicleta de cicloturismo ideal, ya que además de poder cargarla como a cualquier otra, puedo entrar con ella en cualquier establecimiento sin miedo a perderla de vista, además de poder viajar en cualquier medio de transporte y así cubrir mayores zonas de viaje.

A diferencia de sus competidoras, el estar fabricada en acero, lo que a priori parecería un handicap, es su punto fuerte. La solidez de su cuadro y zonas de pliegue hacen que su funcionamiento y plegado se conviertan en una garantía. Nunca escucharás crujidos y ruidos como ocurre en la competencia usando aluminio.

Mi modelo es el del años 2013, cuando se efectuaron algunos de los cambios más importantes (llantas de doble pared, nuevas manetas de freno, nuevas bielas), y es cierto que aunque cada año añaden mejoras, sin embargo, no tengo la sensación que se quede obsoleta como ocurre con otras bicicletas que basan sus políticas de ventas en generar la obligación de cambio al cliente cada temporada. Aunque eso no quita que sueñe con esa diabólica construcción de la CHPT3.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Cuatro colores nuevos para la Brompton 2019

El 05 de septiembre Brompton anunciaba cuatro colores nuevos como opción para la pequeña plegable. Dos colores mates clásicos, blanco papiro (papyrus white) y rosa fuerte (hot pink) y dos colores metálicos, purple metalic (morado metalizado) y flame laquer (lacado dorado).




Los dos nuevos colores metálicos si que representan una verdadera novedad con respecto a los colores habituales de Brompton. Acostumbrados a los colores mates, a excepción de la Edición Especial Nine Streets con su terminación gloss, no existía ninguna posibilidad de tonos metalizados. 







El nuevo flame laquer, es espectacular. Sin duda alguna, es el que más me gusta, y tal como refiere el fabricante, es una terminación metalizada anarajanda de su raw laquer. Inevitablemente me recuerda al famoso color cromovelato anaranjado de Willier Triestina y eso le añade algo más de encanto vintange al clásico diseño de Brompton. No creo que me equivoque si dijera que este color con terminación black quedaría espectacular.






Particularmente, los dos colores mates, no tienen nada especial con respecto a la actual paleta de colores. Son dos colores clásicos que vuelven a la paleta de colores y que añaden múltiples combinaciones con los actuales.