martes, 27 de agosto de 2013

Apañando una luz trasera para la Brompton "Brompton rear light"

Resulta que la Brompton trae de serie como iluminación trasera un catadrióptico rectangular, típico de los usados en los portabultos traseros, pero del todo insuficiente para ser visto en caminos, sendas y calles cuando las luces son escasas.

A priori, la opción que ofrece Brompton como luz trasera es la perfecta en cuanto a diseño y tamaño. La verdad que el diseño es chulo, pero a mi gusto no tiene mucha potencia luminosa, ya que solo luce la parte central y los laterales son catadriópticos.

Como no me gustaba comenzó la búsqueda de una luz trasera que tuviese suficiente potencia luminosa y que no desentonara con la bicicleta. Las luces traseras típicas para colocar con abrazaderas en las tijas, no presentaban suficiente superficie en su parte trasera para acoplarla a la distancia entre tornillos de 5 centímetros que presenta la pletina de soporte trasera de la Brompton. Mientras que las luces preparadas para los portabultos, que tienen mas superficie trasera y que además ya vienen preparadas con los tornillos, suelen tener una distancia entre tornillos de 8 centímetros hasta 11 centímetros. 

La búsqueda se presentaba difícil, pero al final, el que la sigue la consigue y encontré un modelo de la marca Oxford, denominado Ultra torch, de dimensiones reducidas, con 5 leds, potencia luminosa mas que suficiente y con una parte trasera con posibilidad de poder ser instalada en pletinas con distancias entre tornillos desde 5 centímetros hasta las 11 centímetros.




Se desmonta muy fácilmente la carcasa para poder cambiar las pilas, lleva dos de las  pequeñas incluidas. Al quitar la carcasa se observa una goma en todo su perímetros para hacerla estanca al agua una vez cerrada. Tiene un pulsador a modo de palanca en un lateral que enciende la luz, la cual presente diferentes modos de iluminación, todos ellos muy potentes con sus 5 leds.





La he instalado con el pulsado de encendido en la parte superior, ya que si la instalas con el pulsador en la parte baja, resulta complicado accionarlo al quedar muy juntos el guardabarros y puente de freno trasero. Al comprobar el plegado, no hay problema de que el pulsador quede en la parte superior ya que hay distancia suficiente al suelo.





El resultado final una vez montada es muy bueno. Es discreto de tamaño y no desentona con el aspecto general de la bicicleta. Probada en una habitación a oscuras muestra toda la potencia que ofrecen su cinco leds.



Comprado por ebay por 11 euros y en tres días en casa.