martes, 5 de noviembre de 2013

Salida con la Brompton. Roquetas-Adra-Roquetas (90 km)

Continuando con las salidas con la Brompton y aprovechando que vivo en uno de los mejores climas de toda Europa, con permiso de las Islas Afortunadas, hoy salí prontito con la idea de hacer una ruta larga.

Había mirado el tiempo y daba algo de poniente a partir de las 11.00, así pues tomé dirección a Adra para poder llevar el viento a favor a la vuelta. Es una ruta algo más dura que hacia levante, con más sube y bajas, aunque sin puertos, pero con terreno rompepiernas. Esta ruta la conozco de sobra y la he hecho bastantes veces con varios tipos de bicis, entre ellas con la Tern Link P9. 


Vuelvo a plantear la salida para trabajar la cadencia y desde la salida me ciño a lo previsto. Hago uso de la primera norma en las Brevets, pruebas de larga distancia, "empieza con un desarrollo menor del que puedes". Me planto en El Ejido en 1 horas y 3 minutos y enfilo hacia Balerma.

Voy cruzándome con grupetas de ciclistas que me pasan con "ansia", pero el camino es largo y hay que seguir al mismo ritmo. Paso Balerma y ya estoy cerca de Adra, voy muy bien, cómodo y encantado con la pequeñaja.

Llego a Adra (45 km) en 2 horas 2 minutos, me como una barrita y de vuelta para casa. Ha empezado algo de viento, pero nada importante.





La vuelta la planteo de igual forma, ritmo "diesel", con velocidad media de 22-24 km/h, muy cómodo y reduciendo en los repechos. Aunque parezca un planteamiento muy conservador, con el tamaño de rueda de 16 "y con solo 6 velocidades es la única forma de poder afrontar con garantías largas distancias para evitar gripar el motor.

Hago una parada en Balerma para hacer unas fotografías de la pequeñaja y unas estupendas vistas de la costa, un "pis" y a seguir dando pedales.


Llego a casa en 4 horas y 7 minutos, habiendo disfrutado de una estupenda jornada ciclista y dejándome claro la Brompton que es una pedazo bicicleta. La media ha sido 21.8 km/h , que me parece bastante buena sobre una distancia de 90 kilómetros, y que es la que quiero mantener para distancias más largas futuras.




Como punto final, mi mujer me ha visto con tal cara de satisfacción que hasta me ha hecho una foto para la posteridad con la "Naranja Mecánica".