viernes, 8 de noviembre de 2013

La elección de un sillín para nuestra bicicleta plegable

Cuando elegimos una bicicleta plegable hemos ido viendo como es muy importante sopesar el material de construcción, los cierres, el tamaño de rueda, tipo de transmisión y como punto fuerte, el sistema de plegado. Junto a todos estos puntos necesarios, debemos añadir uno básico y muy personal como es la elección de un sillín.

El sillín es junto con la geometría de una bicicleta el elemento esencial que permitirá que practiquemos este deporte como un placer o nos suponga una tortura. Para poder hablar de la elección de un sillín, hay que partir de un principio general: "ningún culo es igual a otro". Esta perogrullada nos viene a decir que el sillín que para mí pueda ser el más cómodo del mundo, para otra persona puede ser el más incómodo e insoportable.


Debemos desterrar la idea de elegir un sillín por su estética. Llamativos colores o formas agresivas podrán ser muy atractivas, pero casi con toda probabilidad no suponga un calvario. Si habreis fijado, el sillín es casi la primera cosa que solemos cambiar en nuestras bicis. En primer lugar porque es un punto en el que los fabricantes suelen escatimar en calidad por el compromiso de la estética, y en segundo lugar porque suelen ser sillines con medidas estandar que no sirven a todas las fisonomías.

Para poder abordar con algo de objetividad este tema tan esencial, intentaré en primer lugar hacer una pequeña incursión en el tema de las posaderas, es decir, que partes apoyamos sobre el sillín. Una vez visto que tipo de posadera tengo, pasaremos a ver que tipo de sillín sería el más adecuado a mi fisonomía y tipo de uso. 

Cuando nos sentamos sobre el sillín lo hacemos por la pelvis. La pelvis la forman el sacro (por detrás) y dos huesos iliácos (los laterales), los cuales están compuesto por otros tres: el ilión, el isquión y el pubis. En el caso de los varones, al sentarnos sobre el sillín, sobre los isquiones, además, estamos presionado el perineo y el nervio pudendo, nervio de los genitales. 

Diferencias fisiológicas entre pelvis de hombre y mujer
Zona de apoyo (isquiones) sobre el sillín
Nervio pudendo en el caso de los varones
 
En función de cómo apoyemos nuestra pelvis sobre el sillín deberemos elegir el tipo de sillín. Este apoyo dependerá en gran medida del tipo de geometría de nuestra bicicleta y de nuestra posición sobre ella, además de el grado de flexión de nuestra cadera, que depende a su vez de la tensión de los músculos isquiotibiales, aquellos que unen los isquiones con las tibias y que se encargan de flexionar la rodilla y el fémur. Esto hace que a escasa flexibilidad en estos músculos haremos que nuestra pelvis se coloque vertical sobre el sillín, recayendo la flexión de la espalda sobre la zona lumbar. Una buena flexibilidad de estos músculos permitira que la pelvis bascule hacia delante, recayendo la flexión sobre la articulación de la cadera y manteniendo la espalada plana.


 Ya tenemos mucha información fisiológica, ahora ¿cómo la aplicamos? para combinarlo con la elección de un sillín. A riesgo de simplificar en exceso, voy a intentar resumir:

1º) Lo primero deberé medir mi distancia de isquiones. ¿Cómo lo hago?. En algunos comercios especializados poseen unas planchas de foam donde quedan marcados, pero no están al alcance de la mayoría. Pero posemos usar algunos métodos caseros, como sentarse sobre un pequeño saquete de tela fino relleno de harina o yeso. Tambien sentarse sobre un folio apoyado en la típica silla de oficina. Con la referencia de las marcas grabadas sobre alguna de estas superficies, la mediré y esa será la anchura mínima de mi futuro sillín. Es decir, si tengo una anchura entre isquiones de 140mm, mi futuro sillín no deberá tener menos de esta medida. 

Aquí no hay que hace caso de ningún vendedor que nos diga que ese sillín al ser más ancho está indicado para mujeres o gente más gruesa, porque podemos ser delgados y tener unos isquiones más separados. Como referencia, la mayoría de los sillines que superen los 150mm serán cómodos. Un Brooks B17, posiblemente el sillín más cómodo del mundo tiene una anchura en torno a 170mm.

2º) Atendiendo a la geometría de mi bici o a mi posición sobre ésta, estaré delimitando que tipo de geometría tendrá mi sillín. Si me gusta ir muy rápido y tumbado, mis isquiones necesitan menos superficie de apoyo y debería usar un sillín estrecho y afilado. Pero si mis posición es más erguida deberé optar por un sillín con mayor superficie trasera para el apoyo de mis isquiones y algo mas corto.



La mayoría de las bicicletas plegables optan por geometrías cómodas y relajadas en las que nuestra posición será muy similar a la usadas en las bicicletas de trekking.
 
3º) Dependiendo si somos flexibles de cadera o no debermos igualmente optar por un sillín curvo o plano. ¿Cómo sabemos si somos flexibles de cadera o no?. Fácil, sentados en el suelo si somos capaces de con las piernas rectas extendidas y juntas agarranos la punta de los dedos con la espalda recta y los isquiones apoyados en el suelo es que somo flexibles. La mayoría estará pensando que no es flexible de cadera. Pues los flexibles usarán sillines curvos, mientras que los no flexibles, sillines planos.

Correcta (flexible de cadera) e Incorrecta (no flexible de cadera)

4º) Los varones que sufran adormecimiento de las zonas nobles, constantes ganas de orinar, o dolor en esas zonas bajas deberían pensar seriamente en optar por un tipo de sillín con liberación de la zona central. Estos sillines poseen un gran canal en su zona central, conocidos como antiprostáticos. También existen otros sillines que han optado para liberar dicha zona de presión por eliminar la punta o nariz del sillín.

5º) Finalmente, nos queda determinar que tipo de material, si sintético o cuero. Si somos ciclistas ocasionales o nuestras salidas no superan la 1o 2 horas, los materiales sintéticos con insercciones de acolchado en gel irán muy bien. Por contra, si somos ciclistas que superamos las 4 horas sobre el sillín, sin lugar a dudas los sillines de cuero, a pesar de su aspecto duro, son la mejor opción.

Estas pautas para la elección de un sillín son el extracto de información de profesionales y experiencia personal en el uso de diferentes tipos de sillín y bicicletas. He usado muchos tipos de sillines, y actualmente para la geometría de mi bicicleta plegable con una posición relajada, con mi anchura de isquiones y evitando problemas de adormecimiento, uso un Selle SMP TRK de material sintético que tiene una anchura de 160mm (anchura muy confortable) y zona acanalada antiprotática. Es un sillín comodísimo, y que la única pega que le puedo poner es que para salidas muy largas (superior a 3 horas) que transmite excesivo calor a las posaderas con el riesgo de irritaciones y escozeduras además de percibirse claramente como el gel cede su confort.

Actualmente estoy sopesando la posibilidad de aquirir un sillín de cuero, el modelo Brooks B17 modelo Imperial que lleva zona acanalada central donde conjugaría la posición y geometría, zona antiprostática y la comodidad para largas salidas del cuero.