jueves, 3 de octubre de 2013

Un portabidon para la Brompton muy económico

En el mes de julio publiqué un post sobre la variedad de portabidones y que posibilidades existían para nuestras bicicletas plegables. 


Inmediatamente me puse a buscar uno que fuera adecuado para la Brompton. Entre las condiciones que me propuse debía tener el candidato era que debía ser fácil de instalar y desinstalar, que fuese ligero, de material resistente y que pudiese ser colocado en diferentes partes de la bicicleta. Como ya me vais conociendo, por supuesto, debía tener una buena relación calidad-precio.

El primer candidato fue el modelo Monkii cage. Un sistema de portabidón de material plástico, con muy buena estética y que constaba de dos partes, una que hace de soporte o base, que se instalada donde se quisiese situar el portabidón y la jaula del bidón en sí, que se extraía del sistema de enganche. No me convenció porque debía ser extraído el bidón junto con toda la jaula para poder beber y porque su precio era bastante caro y resultaba difícil de encontrar.






El modelo por el que finalmente me decidí, es un sistema muy similar, Beto cage, pero a diferencia del Monkii cage, éste va en una misma pieza. El sistema de fijación para ser instalado es el mismo que el anterior, por medio de presilla de plástico con barra de metal y abrazadera plástica. El cuerpo de la jaula es de plástico de aparente firmeza y robusto, fijado por medio de un tornillo allen que permite girar la jaula y así ser usada en posición horizontal o vertical. Lo mejor de todo el precio, menos de 5 euros con gastos de envío incluidos y lo fácil que resulta encontrarlo. Lo compré por Ebay y en una semana lo tenía en casa.








Su instalación es rapidísima. Simplemente ir girando la palomilla y cerrar cuando hemos alcanzado la presión necesaria. En la Brompton se adapta tanto a la tija del sillín como al tallo del manillar que es algo más grueso. Coloqué un bidón de plástico de 750ml y el bidón de acero inoxidable, también de 750ml, pero algo más delgado, y ambos ajustan bien en la jaula sin dar muestras de holguras. En la prueba en carretera no ha dado muestras de ruidos ni movimientos, aunque dudo mucho que aguantara una ruta de mtb.









Como conclusión, es un portabidón que cumple con su función, con una estética no muy alejada de la de modelos mucho mas caros y que puede darnos la opción de aquirir alguno mas y usar dos bidones en manillar y tija para largas salidas o cicloturismo. Como yo tengo la T-Bag, la cual tiene un ingenioso bolsillo para llevar el bidón, no compraré otro, teniendo completamente cubiertas las necesidades de agua con ambos sistemas.