domingo, 27 de octubre de 2013

Salida en Brompton 54 km y cada día mejor ritmo y más cómodo.

Hoy aprovechando el cambio horario y un tiempo excelente me planteé una salida a buen ritmo. Como el día era claro y soleado, puse rumbo a Almería y escogí el itinerario Roquetas-Costacabana-Roquetas.

Madrugar para montar en bici es un placer que no cambia desde hace muchos años. La sensación de dejar todo preparado la noche anterior, levantarte a hurtadillas para no despertar a la familia, el café recién hecho, la tostada de aceite y miel y el olor a crema solar, son parte de mi ritual ciclista.

Comienzo a rodar sobre las 08.10 horas con una temperatura prodigiosa de 19 Cº. El frescor de la mañana en el rostro y el ir calentando los músculos hacen que los primeros kilómetros no los pueda saborear. He puesto el cronómetro parcial a la salida de casa, tengo ganas de ver si tardo los 15 minutos de rigor hasta la rotonda de Carlos III hacia Juan de Austria, y son exactamente 15 minutos y 31 segundos. Me sonrío y pienso "joder con la pequeñaja".

Continuo con pedaleo alegre hacia los primeros toboganes del Cañarete y la diferencia mas notable con mis otras bicis es la imposibilidad de regular con marchas intermedias. Con la Brompton o apuras o aguantas. Opto por no apurar, pienso en la direrencia de tamaño de rueda y número de marchas, y me digo que tengo que llevar el ritmo de una Brompton y no intentar mantener o comparar con el de otra bici.

En 43 mintuos estoy pasando bajo el Cable Inglés en Almería y enfilo por la Avda. de Cabo de Gata hacia la Universidad. Me voy cruzando con muchos ciclistas a los que saludo amablemente. Algunos con mtb ven mi rueda y los pierdo, los que llevan "flacas", parece que cuando me ven les inspiro y arrean con todo lo que tiene. Creo que voy a tener que mandarle algún video de mis salidas en Brompton a los equipos ciclistas como motivación.

He ido usado constantemente la velociad 4ª con un rodar cómodo de 23-25 km/h, que me permite apurar algo en los toboganes y 5ª con llaneo de 26-29 km/h para meter varias veces la 6ª en bajadillas con rodar de 35 km/h.

Llego a la playa de Costacabana y el sol se encuentra reflejado en el mar dando nombre a la ciudad  fundada en el año 955 por el califa de Córdoba Abderramán III, que la llamó Al-mariyat , "Espejo del mar".



 


Pongo ritmo de vuelta y me sigo encontrando cada vez más cómodo. Hoy he probado a cambiar el portabidón de sitio, del manillar a la tija, mirando hacia el interior, y la verdad que me resulta mas cómodo. el gesto de subir el bidón es similar al de las bicis normales, no me terminaba de habituar al gesto de cogerlo tan cerca del manillar.

Regreso a casa con las endorfinas que salen por las orejas, he disfrutado como a mi gusta hacerlo en la bici y cada día mis piernas están mas acostumbradas a los saltos y desarrollos de la Brompton. La posición me es muy cómoda y la rigidez de la bici es perfecta de momento.

Al final han sido 54 kilómetros en 2 horas y 12 minutos a una velocidad media de 24,4 km/h.