miércoles, 16 de octubre de 2013

Operaciones de mantenimiento y lubricado en la Brompton

Los kilómetros y los días van cayendo y la mugre y la suciedad se van adhiriendo inevitablemente a los elementos de transmisión de la Brompton. Aunque es una bicicleta de mínimo mantenimiento, si que es conveniente realizar unas pequeñas comprobaciones y un leve mantenimiento para que esté siempre en forma.

Lo primero ha sido una pequeña limpieza general con un simple trapo seco para quitar el polvo y un poco de limpiador de salpicaderos de coche para el cuadro. El limpiador de salpicaderos está indicado para la limpieza de las superficies plásticas y vinílicas del interior de los coches, pero aplicado sobre la pintura de las bicicletas da un aspecto de encerado brillante, además es francamente económico y repele el polvo.


Pequeñas comprobaciones básicas, como el apriete de tuercas de ruedas, manetas de frenos, pinzas de frenos, radios de rueda y presión de los neumáticos. Una vez realizada estas pequeñas comprobaciones, comenzamos con los elementos de transmisión. Guantes para evitar la mugre de dentro de las uñas que luego se quita tan mal, papel de periódico en el suelo para evitar las broncas de la "jefa", toallitas de bebe, grandioso invento que lo quita todo y como lubricante Squirt Lube. 

La cadena ha cogido bastante suciedad, así que a darle al pedal y sujetar la toallita húmeda que mágicamente irá dejando la cadena limpia y reluciente. Después de limpiarla completamente con la toallita húmeda hay que secarla con un trapo volviendo a darle a los pedales mientras sostenemos el mismo.

Aspecto de la cadena antes de la limpieza
Otra toma de la cadena antes de la limpieza
Aplicamos la toallita húmeda por toda la superficie
La toallita se lleva toda la suciedad de la cadena
Después de la toallita húmeda secado con un trapo
Ya tenemos la cadena limpia y reluciente
Otra vista de nuestra cadena limpia y reluciente
Una vez limpia y seca procedemos a aplicar Squirt Lube, dejando caer algo más de una gota en el punto de unión de los eslabones. Es muy sencillo, la textura del lubricante es muy similiar a la cola blanca de manualidades de los niños, quizás algo más líquida pero se maneja por el estilo. Se aplica a toda la cadena, se le dan varias vueltas y la dejamos secar unos 5 minutos para volver a repetir la operación y lista.


Finalmente, con un aplicador de canutillo, de los que tienen muchos lubricante en spray, a ser posible de teflón, que evita algo más la suciedad, aplicaremos una mínima cantidad a través de la pequeña ventanilla de la tuerca por donde pasa la cadeneta del buje.


Una vez acabada la operación de lubricado, antes de guardar, esto es una práctica que siempre he seguido, y es dejar los cables de los cambios sin tensión. En nuestra Brompton debemos dejar la maneta derecha del buje en velocidad 3ª, veremos como la cadeneta y cable que tira de ella quedan sueltos y sin tensión. Lo mismo con el desviador, dejando la maneta derecha con el piñón pequeño, es decir con el muelle en descanso y el cable sin tensar. Con esto, no tendremos los cables del cambio en constante tensión y alargaremos su vida, además de evitaremos posibles problemas prematuros.