martes, 15 de octubre de 2013

Cambio de plato estandar 50t por plato 44t, todo un acierto.

Después de tener claro el cambio de plato estandar de 50 dientes por uno de 44 dientes (reducción del 12%), y tras buscar por internet, encontré un Stronglight (misma marca que fabrica los platos de Brompton) de 44 dientes y 130mm de BCD en probikeshop por 30€ con gastos de envío incluidos y que en dos días estaba en casa.





Para desmontar el plato no hace falta nada mas que un destornillador de estrella y una llave allen. Con la bici en posición de reposo, con el basculante doblado, se desatornillan por la parte trasera del plato los tornillos de tipo estrella que sostienen el cubre plato de plástico. Una vez quitados todos los tornillos lo retiramos hacia delante, saliendo por la biela. El aspecto sin el cubre plato es mucho más deportivo.



Con la llaven allen comenzamos a quitar los tornillos que sostienen el plato a los brazos de la biela. Son visibles cuatro por la parte frontal y el quinto se desatornilla por la parte trasera, ya que atornilla sobre la propia biela. Este es un poco más incómodo de quitar, por el poco espacio, pero con cuidado se quita perfectamente.



Una vez quitados todos los tornillos el plato sale sin dificultad por la biela. Antes debemos destensar un poco la cadena echando el tensor hacia la biela. Una vez quitado el plato al compararlo con el anterior se aprecia a simple vista la diferencia de tamaño.



Finalmente es tan sencillo como introducir el nuevo plato a través de la biela. Atornillar con la llave allen y volver a colocar la cadena. En principio, aunque el manual Brompton establece que para plato de 44 dientes debe llevar la cadena con 98 eslabones, y la que llevo es de 100 eslabones, la montada con plato de 50 dientes, creo que tiene tensión suficiente y no será necesario quitar los dos eslabones.

Con respecto al protector de plato no se puede poner. El original de 50 es demasiado grande y el adaptado para plato de 44 dientes no se puede instalar ya que el plato carece de orificios como el otro plato para poder atornillar el cubre plato. No obstante, estéticamente me gusta mucho más.



Ahora quedaba probarlo. Como de costumbre, hoy disfrutabamos de un día espectacular de sol en Almería y después de mis obligaciones domésticas y tras el visto bueno de la "Domina", me enfundé el culotte, casco gafas y bidón de agua, por descontado el Altus de acero inoxidable, que ahora el agua sabe a agua.

Me decidí por la ruta de la Costa a Almería, por el Cañarete que tiene un constante sube y baja. La primera sensación al pedalear en 4ª, es la de ir como en vacío, pero son solo unos metros, en seguida las piernas reconocen el nuevo ritmo y me adapto pronto. Ahora con esta velocidad puedes llanear tranquilamente entre 22-25 km/h con una buena cadencia y de forma descansada. La 5ª es muy asequible y cuando llaneas puedes ir sin mucho problema entre 26-29 km/h, una velocidad crucero muy rápida. Voy jugando con los cambios y en las bajadas puedo meter 6ª, que puedo pedalear hasta 35-40 km/h.

Llego al túnel de Albayana y doy la vuelta con la intención de subir la Parra, una rampa de apenas un kilómetro pero con un desnivel por encima del 12%. La inicio con la velocidad 1ª y pronto voy atrancado. La bici sube, voy pesadote porque tengo las piernas muy cargadas, llevo la semana pasada y esta corriendo y los músculos no están frescos. Llego arriba y bajo a todo meter para apurar los frenos en el último tramo y responde bien.





Vuelta a casa y voy pensando que he acertado, que la idea del cambio es la correcta. Voy mucho más desahogado y ahora si puedo plantearme hacer distancias mas largas. También voy asimilando que tengo una bicicleta diferente, que no es el la Tern Link P9, que sus medias y sus velocidades en determinados tramos no las puedo igualar, pero una vez lo entiendo saboreo y disfruto mejor la "Naranja Mecánica".

Tengo una bicicleta con la que puedo afrontar lo que mi imaginación ponga por límite y mis piernas por realidad y aunque no voy a poder ir como una bicicleta de carretera, sin embargo, voy a llegar a los mismos sitios pero con unos minutos de retraso. El cambio de plato ha sido un acierto, los desarrollos me han disipado los temores iniciales y me han vuelto a abrir horizontes de micro aventuras.

Al final han sido 32 kilómetros en 1 hora y 22 minutos a una media de 23km/h.