lunes, 21 de abril de 2014

Bombas con luz

Todos entendemos que para circular con nuestra bici con seguridad cuando las condiciones de visibilidad no son buenas o está anocheciendo, debemos llevar algún tipo de luz. También tenemos claro que es conveniente llevar una pequeña bomba para esas pérdidas de aire eventuales o para algún pinchazo inoportuno. Pues bien, si existiera una bomba que llevara luz ya tendríamos ambas cosas. Existen bombas con luz, una para luz trasera y otra para luz delantera.

La bomba MiniRocket iGlow de la marca Topeak lleva en el interior del cuerpo de la bomba que es transparente un potente led de color rojo alimentado con baterías de tipo botón. Este led rojo se pulsa desde el extremo y podemos elegir entre modo continuo o flash con una duración de 50 a 100 horas respectivamente. La idea es colocar la bomba en una zona visible de la parte trasera de la bicicleta (tija o vainas) de tal forma que cuando sea necesario pulsemos y aprovechemos el led rojo para señalizar nuestra presencia en la calzada. Una idea estupenda y que aunque llevemos nuestras típicas luces no está de más llevar una bomba de estas características.







La otra bomba con luz e la Puyl de Formpasch Design. La idea es la misma que la anterior, una bomba que además incorpore una luz. En el caso de la Puyl es una luz blanca para usar como luz delantera. Lo novedoso de su bomba con luz es que no necesita una batería. La idea se basa en la ley de inducción de Faraday. En lugar de las baterías, utiliza la inducción electromagnética. La electricidad se genera moviendo el cuerpo de la bomba, donde está un imán a través de las dos bobinas de cobre que se encuentran alrededor del tubo del cuerpo interior de la bomba. La batería de la luz se carga mientras se bombea. La energía generada se almacena en una batería recargable situada en la tapa. La fuente de luz es un LED ultra brillante. El método de recarga magnética permite que la luz LED se pueda recargar un número ilimitado de veces.