domingo, 30 de junio de 2013

Clásicas plegables: Strida



La bicicleta Strida fue diseñada por Mark Sanders en 1985 cuando todavía era un estudiante de Ingeniería de Diseño de la Universidad de Ingeniería Industrial del Imperial College de Londres / Royal College of Art
 




Según Mark Senders su diseño tenía como objetivo un número mínimo de juntas para minimizar el costo y maximizar la fiabilidad, y un número mínimo de tubos para minimizar el costo y la complejidad. Aunque algunos de los componentes tenían que ser más fuertes, era innegable que había un ahorro neto debido a la sencillez de su construcción. El marco básico sólo tenía tres tubos, en comparación con los 10 de un marco de diamante convencional y más de diez en otras bicicletas plegables






 

Cuando está plegada, la bicicleta puede ser empujada a lo largo de sus ruedas, que se unen para formar un paquete largo y delgado. Esta forma plegada fue la elegida después de ver los carritos de bebes plegables, ya que estos se plegaban a lo largo, dejando un paquete delgado con ruedas en un extremo, siendo el sistema preferido por los padres con bebes que necesitaban usar un carrito.







Las bicicletas Strida son un claro ejemplo de lo importante que es un buen diseño intemporal. No pasan inadvertidas en ningún sitio. Además, mantienen los principios de su creador con una aparente simplicidad (1 sola velocidad) pero con detalles de calidad como frenos de disco. Tienen ruedas de 16 pulgadas y su ajuste al ciclista es mediante el sillín que puede subir o bajar por el marco. Su única velocidad con piñón y plato busca un desarrollo equivalente al rango intermedio de una bicicleta convencional. Otro de los puntos de los que están muy orgullosos los creadores de Strida es su velocidad de plegado y desplegado de entre 5-10 segundos.



En principio es una bicicleta que no ofrece muchos ajustes para adaptarse al ciclista, tiene pocas velocidades y aunque el pliegue tipo bastón puede parecer pequeño es más voluminoso que otros, pero aún así está tan bien diseñada que se mantiene inalterable desde hace 25 años.



Sus usuarios no se resignan al mero uso urbano y han participado en a Smithfield y siguen haciéndolo en la actual IG Nocturne London así como otros usos deportivos.






Existen muchos usuarios fieles seguidores de estas premisas y que adpatan estas aparentes bicicletas 100% urbanitas a uso cicloturista.