lunes, 20 de mayo de 2013

Subida al Parque Eólico con Jesús

La semana pasada ha sido malísima, muy mal tiempo, sobre todo mucho viento. Como no se había podido salir a rodar ni un poquito, y el domingo daba un respiro las primeras horas de la mañana, llamé a mi amigo Jesús. Jesús es de los mios, de los que no sabe decir nunca que no cuando se trata de ir con la bici y quedamos a las 08.15 en la Venta Carmona de El Parador.

Jesús siempre sale, haga viento o no, y me dijo que el sábado se fue a Adra y luego se subió por el quemadero de Vicar. El problema del viento en Almería son las rachas, que llegan a sacarte a un lado de la carretera.

Sonó el despertador y miré el termómetro, 13º C. Hacía fresquito y me puse las mallas largas y camiseta larga. Tras cumplir con Gretta y sacarla me enfundé la ropa de ciclista y me fui en dirección al Parador en busca de Jesús.

Hacía sol pero el viento era frio, no parecía que me había equivocado, pero como hablamos de subir al Parque Eólico me decidí por quitarme la camiseta y quedarme con el maillot corto.

Nos pusimos a pedalear con alegría y siguiendo mi ritmo íbamos charlando. La subida se iba haciendo sin problemas y como siempre con buen tiempo y mejor compañía.






Pasamos el cruce de Felix y comenzamos el tramo mas duro con buen ritmo. Jesús como está preparando la "Quebrantahuesos", aprovecha para hacer series, ¡qué bestia!.




Pasamos algunos ciclistas antes de llegar arriba, tras el saludo, las miradas y los comentarios, Jesús se ríe y comenta que cuando va conmigo es imposible pasar desapercibidos. Llegada a los molinos en 1 hora y 45 minutos. Nos abrigamos y algún ciclista que llega a la par nuestra no puede más y me pregunta detalles técnicos de la bici.



Lo bueno de esta subida es que sabes que aunque son sólo unos 20 kilómetros, son constantes de subida y la hora y cuarenta y cinco minutos que estas subiendo, estás trabajando. Al final han sido 42.8 kilómetros en 2 horas y 24 minutos a una velocidad media de 18.4 km/h.