sábado, 16 de marzo de 2013

Siguiendo con el plan establecido ...

Continuando con el plan de entrenamiento que me he establecido para poder hacer una brevet de 200 kilómetros y hacer el Camino de Santiago desde Sevilla hasta Santiago, también conocido como Vía de la Plata, con mi plegable Tern Link P9, hoy sábado tocaba hacer kilómetros.

La semana se había hecho larga, y más cuando me toco trabajar todo el fin de semana pasado, pero hay que hacer kilómetros para poder hacer las piernas y el culo, ya que la brevet me va a suponer un mínimo de 8-9 horas subido en la bici y la Vía de la Plata (1000 km) pretendo hacerla en 7-8 jornadas, lo que supone unos 120 kilómetros diarios. Así pues, a pesar de lo genial que se está en la cama, pongo el despertador bien temprano, bajo a Gretta a la calle para que haga sus cositas, café, tostada con miel, mallas y a rodar.

El día de hoy no es como el del viernes, está nublado y hace frió, el termómetro marca 10 grados y el pedaleo empieza pastoso, las piernas tardan unos kilómetros en despertar y coger algo de temperatura.

En Almería con la humedad que hay 10º es frió
"A quien madruga Dios le ayuda ..."

La bici y yo cada vez estamos más compenetrados y el ritmo es muy fluido. Voy viendo grupos de ciclistas que no dejan de esbozar una sonrisa cuando se cruzan conmigo, yo les devuelvo otra y un gesto con la mano. Continúo hasta entrar en Almería y cuando me doy cuenta estoy en las rectas de la Universidad de Almería rodando prácticamente sin bajar de 30 km/h. Aquí me cruzo con los del Club de Triathlon de Almería con sus "cabras" y nos saludamos ciclistamente.

En Costacabana me dio la vuelta y comienzo la vuelta con el mismo ritmo que traía, hoy no hay viento y lo agradezco. La posición en la Tern, aunque es muy cómoda para deborar kilómetros, cuando hace viento notas la falta de poder agacharte para hacerte más aerodinámico.

Por el Cañarete aprovecho y me echo unas fotos en marcha mientras subo uno de los repechillos. Todavía recuerdo la primera vez que monté en la Dahon, la sensación de inseguridad al soltar una mano era tremenda y ahora, me hago fotos y bebo del bidón como en cualquier flaca. Los kilómetros lo hacen todo.



Las manos que en una bicicleta con manillar plano hace que sufran mucho al tener una o dos posiciones, con los avances ergonómicos que le puse a la Tern, consigo que desaparezcan por completo.

Entreno de 56 kilómetros

2 horas y 04 minutos

Una media de 27 km/h con una rueda de 20"
 Llegada a casa, un buen entrenamiento, otro día más de kilómetros y continuando para alcanzar los objetivos. Ha sido la misma ruta del otro día, un total de 56 kilómetros que he recorrido en 2 horas y 4 minutos a una media de 27 km/h. La cosa va por buen camino, ya no tengo las medias tan lejos de las flacas.