domingo, 3 de febrero de 2013

Segundo test: 100 km Roquetas-Cabo de Gata-Roquetas

Continuando con las pruebas de la Tern Link P9 para comprobar su viabilidad como bicicleta de largo recorrido y cicloturismo además de una simple commuter, el sábado 03-02-2013 mi amigo Jesús y yo quedamos a las 08.30 horas en Venta Carmona de El Parador, lugar de quedada de los ciclistas de la zona, para hacernos una rutilla de 100 kilómetros, Roquetas de Mar, Cabo de Gata y vuelta. Antes de salir, preparar todo el equipo, 1,5 litros de bebida isotónica en la mochila de hidratación, dos barritas de pan de higo, bomba, cámara, desmontadores, spray repara pinchazos y una buena capa de crema solar.

Además de seguir probando la bicicleta, tenía que probar el nuevo sillín Selle SMP TRK, y esta ocasión era inmejorable, una ruta de 100 kilómetros es la mejor forma de saber si muerde o no.

Datos:
- 100.2 kilómetros totales
- Tiempo pedaleando 4 horas, 11 minutos y 23 segundos
- 23.9 km/h de velocidad media
- 49.7 km de velocidad máxima.

La mañana prometía ser buena, estupenda temperatura, 14º, a esas horas poco viento y cielo despejado, un día que invitaba a dar pedales. Pedalear por esta maravillosa tierra en invierno es un lujo que disfruto a conciencia, mientras charlabamos plácidamente, el sol nos tostaba el rostro y la brisa marina nos iba ensanchando los pulmones, cayendo los kilómetros con alegría. Primeras fotos enfrente de la Universidad de Almería, con un mar que parecía sacado de un escenario del Pacífico.




Continuamos con cuidado porque el mar estaba bravo y las olas sobrepasaban las rocas del borde de la carretera, encontrándose la calzada encharcada. Aquí agradecí el llevar los guardabarros. Continuamos en dirección a Retamar y el Toyo. Al adentrarnos en el Parque Natural de Cabo de Gata, Jesús que no se equivoca nunca, me dijo que tendríamos viento, no se equivocó, pero de momento nos respetaba y disfrutabamos de los paisejes espectaculares del Parque hasta llegar a la población de Cabo de Gata.




En Cabo de Gata parada en la Torre de la costa, deboramos las barritas y de vuelta para casa porque el viento comenzaba a enseñarnos sus dientes. 







La vuelta fue complicada con fuerte viento Noreste en contra hasta que llegamos a Almería capital donde la ciudad nos protegió. El regreso por el Cañarete nos iba abrigando a ratos del viento. Llegamos a Aguadulce, despedida de mi amgio Jesús y de vuelta a casa.


El resultado ha sido super satisfactorio en todos los sentidos. La bicicleta sigue respondiendo por encima de mis espectativas, rápida, rígida, estable, cómoda, con unos desarrollos más que suficientes, en ningún momento he notado que me faltara, he podido rodar con soltura todo el camino, es más, si no hubiesemos tenido el viento en contra a la vuelta,  habría salido una media de unos 25 km/h. Los neumáticos los llevo con 6 kilos de presión, al máximo de lo que recomienda el fabricante y ruedan muy muy muy bien. El cambio Neos 3.0 sigue respondiendo con garantías y definitivamente los guardabarros se quedan puestos. El sillín, que era el otro punto a probar, genial, termine las 4 horas subido en él, y no me mordió, prueba superada, ya tengo sillín. Es muy cómodo, si bien es cierto que se sobrecargan los isquiones, pero creo que ha sido una prueba suficiente. Hay feeling entre ambos.

Siguiente test, habrá que lanzarse a los 150 kilómetros, pero eso es otra historia.