miércoles, 6 de febrero de 2013

Equipo básico para salir con nuestra bicicleta plegable.


Como ocurre con cualquier tipo de bicicleta es muy importante llevar determinados elementos como equipamiento básico ya que nos puede sorprender un imprevisto en nuestra salida por breve que sea y aguarnos el día. Cierto es, que si nuestra salida es urbana o un simple paseo por el carril bici, no habrá mucho problema, porque si tuviésemos un imprevisto, plegaríamos nuestra bici y continuaríamos en transporte público hasta nuestro destino. Pero siempre es mejor tener este tipo de imprevistos, en la medida de los posible, “previstos”.

 Lo que pasaré a enumerar aquí, es una relación de objetos y cosas que a mi modo de ver y basado en mi experiencia como ciclista durante muchos años nos puede garantizar esa tranquilidad de continuar nuestra ruta o salida. Si por el contrario, nuestra bicicleta plegable jamás será usada fuera de la ruta al trabajo, paseo, o breve paseo, la práctica totalidad de elementos de que voy a hablar NO harán falta, simplemente deberemos invertir en unos buenos neumáticos antipunción como los Schwalbe Marathon Plus que llevan una protección con la que es casi imposible pinchar, y si además le pongo cámaras con líquido antipinchazos como el Slime, mas garantías de poder continuar y si es posible ni mancharme.

http://www.schwalbe.com/language/index.php5?flash=1#



Pero si vamos a usar nuestras pequeñas para hacer rutas, que supongan mas de 25 kilómetros o mas de una hora subidos en ellas, deberemos llevar un mínimo de equipamiento para solventar las más básicas incidencias. Mucha parte del material que llevo lo he adquirido en grandes superficies como Decathlon, que para muchos elementos de pequeño menaje ciclista en relación calidad precio son insuperables.

Herramientas:

1)      Bolsa tipo sillín (saddle  bag). He usado muchas, de muy diversas marcas, precios, colores, materiales y sistemas de fijación, pero la gran vencedora sobre todas es la básica de Decathlon de 0.4 litros, de cordura, con apertura frontal con cremallera, sistema de anclaje por velcros a los rieles del sillín y anilla de goma con presilla para asegurar a la tija, bajo precio (3.99€) y muy resistente, además con la capacidad justa para introducir el kit básico de emergencias mecánicas.


2)      Una cámara de la medida de nuestra rueda, en mi caso de 20”, pero atendiendo al grosor especificado para la cubierta, ya que es muy probable que llevemos una cámara estándar de 20” para 1.75-2.1 (refiriéndose al balón) comprada en cualquier tienda de bicicletas y resulta que mi cubierta es de 1.35 o 1.5. Las cámaras con medidas inferiores a 1.75, generalmente habrá que adquirirlas en tiendas on line. La calidad de las cámaras es algo a valorar, las de la marca Schwalbe son una gran garantía o las que llevan Slime.

3)      Un juego de extraibles. Actualmente llevo unos de Decathlon que son los más económicos y super resistentes, son tres y solapan uno sobre otro hasta forman uno solo.

4)      Una multierramienta. Aquí hay gran variedad en el mercado, con multitud de usos y pesos. Yo llevo una de la marca SKS TOM18 que ocupa muy poco, tiene un precio contenido (19.90€), viene con una fundita de neopreno, trae lo básico y un tronchacadenas, que es muy probable que no llegue a usar, pero ahí está. 


5)      Unos guantes de látex, que a nada que uno hace cuando se sale la cadena o pinchamos te pones perdido y si además vas vestido para ir a trabajar, peor.

6)      Un bote de spray repara pinchazos. Ocupa poco, pesa poco, cuesta poco y te puede solventar de forma muy rápida un pinchazo. Cuando pinchamos, agitamos unos minutos el bote, lo colocamos con el acople que trae a la válvula y apretamos hasta vaciar el contenido, luego hinchar y a seguir el camino. Si hablamos de cortes, o clavos y cosas de ese estilo, habrá que olvidarse de esto y cambiar la cámara.



7)      Bomba. En este apartado, al igual que las multiherramientos, para gustos colores, yo actualmente llevo una de la marca Bontrager modelo Charger que me gusto por la calidad de los materiales, el bajo peso, pequeña, bajo costo (18€) y apariencia de resistente. Como todas las bombas de mano, inflan, pero no son para tirar cohetes.



Hidratación:

1)      Mochila de hidratación. Yo llevo desde hace unos 8 años el primer modelo de mochila de hidratación de Decathlon, habiendo cambiando únicamente la bolsa de la bebida debido al uso continuado, pero la mochila de cordura está perfecta, y mira que lleva lavados. Dentro llevo una bolsa de hidratación de 2 litros y le añadí un protector de neopreno al manguito para que la cantidad de bebida que queda entre la bolsa y el tubo no se quedara como sopa con el sol y la verdad es que me funciona. Dentro de la mochila de hidratación suelo llevar bebida isotónica. En el interior de la mochila llevo la bomba y el spray antipinchazos.

Alimentación:

1)      Depende de las horas que quiera estar subido sobre la bicicleta así cargaré de comida, pero para que nos hagamos una idea, debemos de ingerir alimento sólido cada 30 minutos, y más cuando pretendemos estar varias horas pedaleando, así como beber líquido cada 15 minutos. Está demostrado que si se cumple a rajatabla la alimentación y la hidratación, las posibilidades de la famosa “pájara” se reducen considerablemente. Para una salida de 40-50 kilómetros, que estaremos sobre unas 2 horas en la bici, yo llevo dos barritas de cereales y una o dos barritas de pan de higo. Cuando pretendemos afrontar retos mas grandes, distancias superiores a los 100 kilómetros, más de cuatro horas pedaleando hay que plantearse el llevar algún tipo de barrita energética y geles con hidratos de carbono.

Seguridad:

1)      Casco. Imprescindible e indiscutible. Que cada uno escoja el que más cómodo le sea. Ya he usado muchos y no hay que fiarse de las estéticas agresivas ni racing, sino que te sea cómodo, que no apriete y que este bien ventilado. Pesar, pesan todos muy poco, a mi personalmente me gustan los que llevan visera, me es muy útil, y, los que tiene un pequeño led rojo en la parte trasera que te pueden ayudar ante una niebla inoportuna, un atardecer muy temprano o esas salidas matutinas que no acaban de clarear. El que llevo ahora mismo es de la marca Decathlon y como no me gustaban los colores que llevaba, lo lijé con lija de agua con paciencia y lo pinte con spray negro mate y una capa final de laca. 


2)      Luces. Conviene llevar siempre algún tipo de luz, no para ver, sino para que nos vean. Igual que hablaba de la luz del casco, son muchas las ocasiones en que puede ser necesario, por eso es muy útil llevar algún led rojo debajo del sillín o en la tija del sillín. Yo suelo llevar unos del Decathlon que cuestan muy poco y se quitan y ponen en un “santiamén”.

3)      Elementos reflectantes. Hace tiempo descubrí en Decathlon un cubre mochila de color amarillo fluorescente con cintas reflectantes, de alta visibilidad que se recoge en un pequeño saquito y que cuando las condiciones de visibilidad son malas lo pongo en la mochila de hidratación y se me ve igual que si llevara un chaleco de ciclista.