domingo, 8 de septiembre de 2013

Un frontal de leds muy económico

Tenía un frontal, pero lamentablemente pasó a mejor vida, y aunque tenía en la mente buscar uno nuevo, no era algo primordial, pero resulta que esta semana había uno en oferta en el supermerado Lild.

Me acerqué al super para verlo in situ, y como siempre, se trataba de un producto de la marca Crivit Sports a un precio insuperable, 4.99 euros y que ofrecía 3 años de garantía, 7 leds y fabricación alemana. No había que pensarlo mucho y a la cesta.

Una vez en casa y desembalado pude comprobar los detalles con detenimiento. El cuerpo del frontal es plástico resistente, con un buen grosor. Tiene un botón de goma fuerte y ancho en su parte superior para encenderlo. Se puede orientar una vez colocado hasta 90º. Posee tres posiciones. En la primera posición se encieden 3 leds, en la segunda posición se encienden 5 leds, y en la tercera se enciende dos leds rojos en posición intermitente. Las posiciones primera y segunda son fijas y con luz blanca. Ofrece un buen haz de luz y según las especificaciones de hasta 8 metros. Con la opción 2 (5 leds blancos) ofrecen una iluminización muy buena que probaré con la bici en algun paseo nocturno. La intermitente roja te hace muy visible en caso de emergencia.



Se alimenta con tres pilas de tamaño LR6 (las normales) y tiene un peso con las mismas instaladas de 122 gramos. La caja principal es estanca, con una goma que sella ambas partes y para poder acceder al cambio de pilas debemos desatornillar dos tornillos pequeños, los cuales he podido desmontar con el típico destornillador de multiherramientas de los que se llevan en las bicis.



La tela que hace de estructura para colocar sobre la cabeza es elástica de buena calidad, gruesa y muy similar a la que viene en las de la marca Zefál (tenía una y me recuerda mucho a ella). Se regula bien y fácilmente.



Sin buscarlo, ya tengo frontal. A mí, particularmente, siempre me ha gustado mucho la opción del frontal para iluminación nocturna en la bici, además, te sirve para muchas otras cosas. Hace unos años, cuando iba a trabajar a Almería y debía salir muy de noche, simpre llevaba como iluminación delantera en la bici el fronta y encima el casco, dándome un resultado mas que satisfactorio.