viernes, 26 de julio de 2013

Primeros ajustes y sensaciones con la Brompton.

Bueno, ya está en casa, y aunque no ha habido tiempo material para ir a probarla en condiciones, si la he podido coger por la mañana para ir a trabajar. 

Antes de nada le he puesto el cuenta kilómetros Veloset, con bridas blancas, para no resaltar demasiado sobre el manillar color aluminio y sobre el naranja de la horquilla. Tras medir el radio de la rueda  y calcular su longitud los he programado y ha funcionado a la primera.



La tija es la extendida, y para poder llevar mi medida correcta la llevo casi hasta el final (faltan unos dos centímetros para hacer tope). Hubiera estado bien el haberle grabado algunas marcas indicadoras, se echan en falta. Lo que me ha gustado mucho es la suavidad del mecanismo de cierre de la tija. No se necesita ejercer a penas presión y la tija no se baja. Con la Tern, el primer día se me bajó constantemente. Tuve que encontar un truco para que no se bajase, pero siempre debía ejercer bastante presión en la palomilla de cierre. El sistema de cierre de la tija de Brompton lo abre y cierra mi crio pequeño sin problemas.

El desplegado todavía lo hago de forma torpe, no transmito esa seguridad que se ve en los vídeos de internet, pero poco a poco voy haciéndolo algo mejor.

Cuando bajo a la calle y me subo sobre ella, la distancia al manillar es correcta, voy cómodo, tengo 67centímetros desde la tija a los puños de apoyo, por lo que me adapto muy bien. El sillín Brompton es cómodo, tiene aire deportivo pero es mucho más agradable que el que traía la Tern, que era una venganza.

El pedaleo es suave los primero metros y comienzo a jugar con las manetas de los cambios. Aunque parecía algo complicado sobre el papel, en la práctica es muy fácil y te haces muy rápido. La maneta derecha tiene tres posiciones que son las 3v amplias del buje interno BWR. El mano derecho solo tiene dos posiciones y cambia los dos piñones. Son suaves, pero no como una transmisión Shimano. El cambio es efectivo y da seguridad, transmite un leve rumor, típico de cambios internos. Las manetas de los cambios son de plástico y desentonan totalmente con la bici. El funcionamiento es correcto y cumple, pero no son nada estéticas. Lo único positvo es que sus repuestos no son caros.

El trayecto es por carril bici en llano y cuando me quiero dar cuenta estoy llegando. Pero ya he probado todas las marchas y la 5ª y la 6ª se las ve largas y que pueden dar bastante velocidad.

No he percibido en este trayecto ninguna diferencia de marcha notable con respecto a la Tern. Temía que la diferencia de rueda fuera inmediatamente perceptible, pero yo no la he notado. Seguramente cuando haga una ruta más larga podré comprobar este extremo.

Rueda muy fina y rápida. Se nota que las ruedas llevan mucha presión. La bici pide ir rápido. Me he puesto de pie y he cargado peso sobre el manillar y no he sentido ningún crujido ni ruido, creo que el corazón de la Brompton hecho de acero es todo un acierto.

He tenido ocasión de probar el frenado, y no me ha sorprendido, ya que llevo varios años montando en plegable y todas frenan por el estilo. Si las comparamos con las mtb o las bicis de carretera, diremos que no frenan. El frenado es correcto, y el tacto de las manetas muy similar al que he usado con las otras bicis. No puedo opinar con respecto a las anteriores manetas de freno, pero sin embargo si puedo decir que éstas son infinitamente más bonitas.

La llegada al trabajo ha sido todo un espectáculo. Por un momento, me han hecho dudar sobre la elección del color, pero que  narices, a mi me parece preciosa. Me gusta el naranja. Lo peor han sido las demostraciones de plegado y desplegado en las que aún no han ando muy ducho, pero las he solventado con un cierto grado de dignidad, a costa de transpirar algo más de lo razonable en estos casos.

La vuelta me ha gustado más. He venido en 5ª toda la vuelta, y la bici anda, no he podido exprimirla mucho, por los cruces, pero promete. 

Hecho de menos mis pedales automáticos, pero de momento no los voy a instalar. El motivo principal es porque debo dejar pasar un tiempo prudencial, y que mi mujer se olvide del tema. Cuando la estaba desembalando mi mujer me hizo una pregunta con retórica sobre si le iba a hacer cambios con el dineral que había costado, a lo que tuve que responder con gesto sereno, que no. En cuanto amaine el temporal, pondré los pedales automáticos MKS y unos cuernos mtb en los extremos. Sobre este punto, los puños negros de espuma me han gustado mucho y los voy a aprovechar. Son cómodos y creo que con unos cuernos pequeños (80mm) tendré una buena posición.

El fin de semana me toca trabajar y la podre coger y seguir haciéndome a ella. En breve haré alguna escapada para ver como caza la perrilla.