jueves, 11 de julio de 2013

Heinz Stucke, el mas grande cicloturista "bikeman".

A cualquiera que le guste el cicloturismo habrá oido hablar en alguna ocasión de este peculiar alemán de 72 años que en 1962 con 20 años decidió hacer un viaje en bicicleta en busca de aventuras que duró dos años y que hoy en día, 50 años después,  casi no quedan paises del planeta que no hayan sido visitados a lomos de sus bicis.






En estos 50 años de cicloturismo puro, ha realizado unos 595.623 km en bici, ha visitado los cinco continentes, 257 paises, realizando entre 80-120 km al día. Su particular forma de entender el cicloturismo, sin grandes expectativas, con una indecente humildad, sin grandes alardes físicos, ni técnicos, símplemente su bicicleta, eso sí de acero y con pocas velocidades y hasta 35 kilos de carga, le han hecho ser un verdadero libro de experiencias en vida.



Para rodar prácticamente de forma constante estos casi 50 años ha usado 3 bicicletas.

* Tripad de 3v (buje interno Torpedo) 1962

Con esta bicicleta de casi 25 kilos de peso, 3 velocidades de buje interno Torpedo, freno contrapedal y ruedas de 26" no recuerda los miles de kilómetros que realizó y la estuvo usando durante 44 años. Aunque parezca increible durante estos años andubo por los puertos más increibles que nos podamos imaginar y los subía con sus 3v y siempre dijo que no echo en falta más velocidades.

 

* Bikefriday Pocket Llama 7v (buje interno Shimano Nexus) 2004

En el años 2004 tras jubilar a la Tripad, adquirió una bicicleta plegable, una Bikefriday modelo Pocket Llama con cuadro de acero y ruedas de 20" (Ertro 451) para poder desplazarse con mayor facilidad a sitios más complicados mediante transporte público. Volvió a optar por un cambio integrado en el buje, eligiendo un Shimano Nexus de 7v, con la que estubo dando vueltas hasta el año 2009.








* Brompton M6R 6v (buje interno 3v y 2v desviador) 2009

En 2009 a falta de conseguir el record Guiness de ser el hombre que más países del mundo ha visitado en bicicleta, empezó su nueva andadura con otra bicicleta plegable con cuadro de acero, pero ahora con ruedas de 16" (Ertro 349), una Brompton M6R con 6v. Con su nueva bicicleta plegable podía tener mayor capacidad de movilidad a la hora de combinar transporte y permanecer en sitio públicos a la espera de transbordos gracias a su conseguido y compacto plegado.








No es que se pueda aprender mucho de un hombre que lleva pedaleado 50 años, sino que se debe, y hay que pensar el porque de muchas de sus elecciones en el material. Nadie como él, para probar un material que como mucho en algún foro, un usuario que lo ha usado una par de veces nos dices que su bicicleta plegable es la leche.

Heinz eligió dos bicicletas plegables para continuar su aventura, y eligió que fueran plegables por las enormes ventajas que ofrecen al viajar en tren, autobus, barco o avión con respecto a las bicicletas rígidas. En ambos casos eligió un material clásico, duradero y eterno como es el acero, tanto Bikefriday como Brompton, son las únicas marcas que ofrecen cuadros de acero de calidad en bicicletas plegables. Igualmente, eligió cambios internos, ya que el mantenimiento de estos es mucho menor, y las posibilidades de avería también. En ambos casos eligió poca relación de desarrollos, ya que los bujes internos tienen un abanico bastante aceptable. En todos sus viajes ha usado sillines de cuero, en concreto Brooks y sus cubiertas han sido Schwalbe Marathon, aguantando todo el material miles y miles de kilómetros.

Sillines usado por Heinz en estos 50 años
Schwalbe Marathon Plus con 6000 km
De su forma de afrontar los viajes también se deben extraer conclusiones. Su sistema para acomodar la carga en las bicicletas, sobre todo en las plegables, utilizando bolsas delanteras y mochilas apoyadas en el portabultos y sujeta al sillín aprovechando la longitud de las tijas de las plegables, son un verdadero manual de cicloturismo. El reconoce que en lo referente a los preparativos era algo espartano, pero funcional, sin necesidad de gps ni cachivaches electrónicos. Heinz es de la vieja guardia y preparaba sus rutas en bocetos de papel con sus anotaciones al margen.




Sirva como final, que aunque no he tenido la suerte de poder conocerle y estrecharle mi mano, he leido todo lo que he podido de él, y creo que es un hombre feliz, que ha hecho lo que de verdad le ha gustado hacer en la vida y eso lo pueden decir muy pocos. Gracias por compartir una mínima parte de tus vivencias.