miércoles, 17 de septiembre de 2014

Trampe Cyclocable, el primer elevador de bicicletas del mundo

El cyclocable Trampe de la ciudad de Trondheim en Noruega se ha convertido desde su invención en 1993 en uno de sus atractivos turísticos. Aunque se trata de una ciudad costera con poca elevación, toda la vida de la ciudad está situada en la parte alta de la misma, debiendo salvar hasta 300 metros de desnivel en muy pocos metros de distancia, lo que conlleva terribles y empinadas cuestas. Su inventor Jarle Wanvik, un gran usuario de la bicicleta, pensó en aplicar el concepto del telesilla de las pistas de esquí a los ciclistas, ideando un sistema que permitiera superar esas empinadas calles sin tener que bajarse de la bicicleta.Una idea fantástica, económica y que permite seguir utilizando la bicicleta como principal medio de transporte en el interior de la ciudad y sin necesidad de una forma física fuera de serie o bicicletas muy preparadas para salvar desniveles.










En 2011 fue necesario adaptar el sistema a las normativas de seguridad actuales y el fabricante de teleféricos francés Poma actualizó el modelo, llamándose actualmente Cyclocable.