jueves, 24 de enero de 2013

Mi fiel Hoptwon 7v

Aunque ahora mismo no tengo ojos nada mas que para la Tern, mi fiel Hoptwon de 7v de Decathlon me sigue llevando día tras día al trabajo desde hace más de un año y sin rechistar. Es un trayecto muy corto, unos cinco kilómetros diarios, pero hecho todos los días durante un año entero se convierten en unos 1000 kilómetros, que es mucha la cantidad de CO2 que he contribuido a no emitir al medio ambiente.
La Hoptown fue un regalo que le hice a mi mujer cuando yo me compré la Dahon Speed TR y aunque la cogió un par de veces, ella no es de bicis, así que cuando vendí la Dahon me decidí a aprovecharla y tras algunas mejoras se convirtió en mi bici del trabajo.

Aquí está en su estado original con una bolsa rack-bag

Lo primero que le cambié fue el eje de pedalier, que era de esos perrilleros que no van sellados y le puse un Shimano BB-UN26 de 113 mm, que para poder ajustar fina la linea de cadena le añadí dos espaciadores de 0.5 mm ya que el original tenía una medida de 115 mm. El resultado era evidentemente muy bueno, un rodar mas fino y me garantizaba "0" problemas de mantenimiento.

Lo segundo fue cambiar el cambio trasero y la maneta de cambio, ya que el que traía de serie era bastante básico y se desregulaba con frecuencia, con sus consiguientes saltos de cadena y ruidos. Así que me hice con un Shimano Alivio de 8v (mod. M410) y unas manetas de cambio Shimano Altus de 7v  (mod. ST EF-51). El cambio ahora va perfecto y me olvido de regularlo.




El sillín que llevaba de serie, que era bastante flojo, murió en acto de servicio y aproveché un "sofa" que tenía por casa que había regalado a mi mujer para cuando usara la bici, es el Sportourer Zeta Comfor Gel, que para mi gusto es demasiado ancho, pero que para el recorrido que hago es comodísimo.

Aparcada en el curro

Para resumir, decir que es una bicicleta muy apta para el uso urbano, con un desarrollo mas que suficiente para afrontar cualquier eventualidad urbana, ya que lleva un 52 de plato y un cassette de 14-28, viene equipada con puños ergonómicos, guardabarros de plástico, cubreplato, pedales plegables de plástico y portabultos de acero con juego de luces trasera a pilas. Los neumáticos de serie son unos Kenda Kwest de 1.5 que tiene un ligero dibujo para la lluvia pero que ruedan bien en asfalto. El cuadro de la bicicleta de aluminio 7005, con sistema de cierre por palometa, clásicos y económicos. La tija es de 500 mm, con lo que la gente muy alta irá al límite y el tallo del manillar, que es un punto débil habitual en las bicicletas plegables, aquí aunque sencillo no flexa, pero por contra penaliza en su geometría, que hace que lleves una postura muy erguida.