sábado, 2 de julio de 2016

Bar bag "bricolaje"

El pasado mes de febrero aprovechando un reto Strava de 175 kilómetros adquirí una bolsa de manillar (bar bag) de la marca Decathlon con capacidad de 2.5 litros y a un precio muy económico. He estado usando la misma desde entonces sin mostrar ningún síntoma externo de deterioro. La cremallera funciona bien y la simplicidad de su armazón y capacidad me gusta mucho. El único inconveniente ha sido el sistema de fijación por presillas autoadhesivas que hacen que bolsa gire hacia la pipa de la dirección quedando retenida por el freno del cable delantero. El sistema es efectivo, pero fijándome en modelos de bolsas de manillar (bar bags) de gama muy superior y muy valorados por los usuarios observé que los mismos utilizan sistemas de fijación al manillar por medio de anclajes tipo Klickfix o por abrazaderas de metal que sustentan la bolsa.


Tras pensar la forma de poder acoplar algún sistema de anclaje al manillar de forma más firme, encontré en internet unas abrazaderas de aluminio pensadas para poder instalar un portabidón. Son unas abrazaderas fáciles de encontrar, muy económicas y de diferentes medidas para el tipo de manillar.






La idea era comprar dos de estas abrazaderas de aluminio y aprovechar la estructura rígida, originalmente pensada para colocar el portabidón, pero en mi caso, como base sustentadora para el armazón de la bolsa. 




Una vez montadas junto a la potencia tocaba situar la bolsa y hacer las marcas por donde debería pasar los tornillos. Para hacer los orificios en la bosa he usado un taladro y una broca de madera.



Una vez situada la bosa y apretados los tornillos en las pletinas he usado unas arandelas anchas para que la cabeza del tornillo en caso de ser cargada la bolsa no llegue nunca a traspasarla.



Las tiras autoadhesivas las he mantenido por si pudieran en alguna ocasión servir para sujetar algún tipo de prenda exterior, ya que pegadas y plegadas no estorban nada permitiendo perfectamente la entrada de la mano entra la bolsa y el manillar. 







El resultado me ha convencido totalmente. Ha quedado fijada firmemente, no se mueve nada, es sencillo y rápido de instalar aflojando o apretando los tornillos de las abrazaderas de aluminio y además de fácil y rápido es un bricolaje muy económico.