viernes, 15 de agosto de 2014

Mi nueva bicicleta, una clásica Razesa

De siempre me han gustado las bicicletas de carretera clásicas. Hay algunas marcas que han sido siempre para mí un icono de este tipo de bicicletas clásicas, como las italinas Colnago o Pinarello y aquí en España las Zeus o las Razesa. 

Mi gran amigo "Teru", al que siempre le he calentado la cabeza con este tipo de bicicletas resulta que tenía una bicicleta de carretera Razesa modelo Martimoto de principios de los años 80 en la cochera de su casa del pueblo. Una bicicleta que había pertenecido a su tío y que mi amigo "Teru" llegó a usar y con la que dió su primer beso al asfalto. Esta bicicleta ha estado en el garaje criando polvo durante mas de 20 años y ahora mi amigo la ha desempolvado y me la ha regalado con la única condición de no venderla, usarla y darle cariño. 

Por supuesto las condiciones fueron inmediatamente aceptadas.



La bicicleta, tiene un estupendo cuadro de acero que mantiene con bastante dignidad la pintura azul brillante y las pegatinas Razesa, que aunque desgastadas siguen dándole un toque de carácter. Horquilla cromada, ruedas a 32 radios de la marca Weinmann, con piñonera de 5v a rosca. Frenos Olimpic, pedales Romani, Bielas Beresi 52-42, y grupo Zeus (desviador y maneta de cambio simplex, ya que la otra se partió en su día), el cambio trasero es un Shimano Exage 300Ex, seguramente cambiado por el porrazo que también partió la maneta de cambio. La bicicleta rueda bien, pero el eje hace un traqueteo raro, los frenos están atenazados, y la suciedad, cables y fundas viejas ayudan a que no vaya fina. 








Mi idea es mantener la esencia de la bicicleta y conservar algunas de las partes más importantes, pero añadiendo partes nuevas para convertirla en una bicicleta con la que poder hacer muchos kilómetros y alguna prueba de larga distancia. Las ruedas no las aprovecharé, su sistema de rosca es muy limitado e instalaré unas ruedas modernas con cassette. Como quiero mantener los cambios en el tubo, he optado por una transmisión de 8v con cassette de 11-30 y  mantener las bielas tras cambiar el eje de pedalier por uno estanco, pero con platos 50-38.

Tras desarmar completamente la bicicleta he ido limpiando y puliendo algunas de las piezas y el resultado es magnífico. Solo he usado estropajo y jabón para la suciedad, secado y aplicar producto para limpieza de metales con paño húmedo. Finalmente secado y pulido con trapo seco.

Todo desarmado y esperando ser limpiado y pulido
Manillar limpio y pulido

Desviador Zeus limpio y pulido

Puentes de freno Olimpic limpios y pulidos

El cuadro está en el taller de bicis porque quería que revisaran la dirección y al intentar extraer las bielas me cargué un tapón de plástico roscado, rompiéndose por la tapa y quedando la rosca dentro, por lo que ya opté porque también las extrajeran ellos. En cuanto me lo entreguen tocará la limpieza del cuadro y pulido con pulimento a base de siliconas. Creo que será suficiente porque me gustaría dejarlo en su estado original. 

Ya tengo todo pedido y estoy a la espera de que vayan llegando las piezas para ir montando y según vaya tomando forma ir contando como va quedando. Resulta muy apasionante el mundo de la restauración y la recuperación de estas bellezas de dos ruedas.