viernes, 24 de marzo de 2017

Paris Brest Paris 2015 en Brompton

La prueba Paris Brest Paris es la prueba ciclista más antigua y una de las más conocidas y populares en el mundo randonneur. Consistente en recorrer 1200 kilómetros en un plazo máximo de 90 horas resulta toda una aventura para cualquier ciclista, pero hacerla sobre una bicicleta Brompton es una auténtica hazaña de carácter épico.

En la pasada edición de 2015 hubo varios participantes que la realizaron en bicicletas Brompton. Gracias al blog de Nick Wilkinson http://www.16inchwheels.uk/ he podido disfrutar leyendo todos sus preparativos, adaptaciones a su Brommie y su espectacular PBP en 89 horas.



Nick nos cuenta que coincidió en esta edición de PBP 2015 con otros tres bromptoners: 




*    Nick  con una S6L (con un BWR modificado con piezas de un SA para conseguir menos salto entre las marchas, plato de 54t, pedales automáticos Shimano SPD, sillín Brooks B17 Imperial,  bolsa de manillar Carradice delenatera y clásica de sillín,  Alpkit tribag, acoples en el manillar, dinamo en buje Shimano con faro Busch & Müller Luxos IQ2 U y cubiertas Kevlar)



*    Maurizio Bruschi con M6E (BWR con plato de 50t, dinamo Son, Apidura bolsa de sillín, tribag  y cubiertas Schwalbe Kojak)





*    Aldo Mangione  con S6E-X (BWR con plato 50t, Carradice Nelson, dinamo Son y cubiertas Schwalbe Kojak)




*    con P6L-X (BWR con plato 50t, Brompton T bag, dinamo Son y cubiertas Schwalbe Kojak)


Los cuatro participantes llevaban platos grandes, de 50t excepto Nick que lleva un 54t, todos llevan dinamos de buje, Nick Shimano y los otros tres Son. Todos llevan pedales automáticos tipo Mtb para poder andar sin problemas con las calas y finalmente todos, excepto Nick, llevan cubiertas rápidas Schwalbe Kojak. Los sistemas de carga son variados, optando desde el clásico frontal con la T-Bag, los clásicos Carradice de sillín o los modernos Apidura.

Nick explica y fundamenta las razones de realizar este tipo de pruebas con una bicicleta de estas características y muchos de su razonamientos coinciden con algunos que he defendido de este blog en relación a las posibilidades reales de realizar este tipo de ciclismo con estas bicicletas. También coincide en los aspectos negativos obvios que conlleva este tipo de bicicletas, pero que resultan francamente divertidas y en cierta manera esas propias limitaciones con respecto a las modernas bicicletas de carbono y 22 velocidades refuerzan el aspecto motivacional para conseguir estos retos.


Su lista de viaje para esta prueba es muy detallada y resulta todo un manual de bikefoldpacking consiguiendo un peso total en torno a los 14 kg.