domingo, 2 de agosto de 2015

Actualización de un manillar de carretera clásico

La colocación del manillar de carretera y sus manetas de freno son una cuestión de vital importancia a la hora de poder pedalear en nuestra bicicleta sin molestias. Para poder afrontar como hacerlo hay que ir viendo una serie de aspesctos previos que son necesarios.

El manillar de carretera o handlebar "drop bar" es un tipo de manillar muy característico pero que no resulta único, sino que existen básicamente tres tipos. Los actuales "compact" y "anatómico" o el llamado "clásico". Visualmente y en una vista muy rápida son difíciles de diferencia para un ojo profano, pero si los miramos con detalle se aprecian claramente las diferencias. Estas diferencias se plasman en el alcance "reach" y la caída "drop", ya que la anchura es un factor común en todos ellos y dependerá de nuestra complexión y distancia entre hombros.
 

Actualmente la bicicletas vienen casi todas montadas con manillares compactos o anatómicos, con muy poca caída y un alcance corto. Este tipo de manillares son los usados por casi todos los ciclistas de competición y cicloturistas y resulta mucho más cómodo y manejable a la vez que mas adaptado a los sistemas modernos de cambio integrados en las manetas de freno de gran tamaño con una parte final muy elevada que evita considerablemente la tensión en las muñecas.





Pero el primero que se usó fue el "Clásico" con una caida de 130 mm y un alcance de 87.50. Este manillar es el encontrado en todas las bicicletas anteriores a los años 90 y la forma correcta de colocación era con la parte baja del manillar paralela al suelo y con las manetas de freno instaladas en el tramo final del alcance. Con esa forma de instalación clásica las muñecas deben adoptar una posición un tanto forzada cuando las apoyamos en las manetas de freno y que obligan a curvar mucho la espalda para poder compensar esa tensión.







Evidentemente, esa colocación del manillar y de manetas de freno estaban orientadas a la competición y a unas posiciones sobre la bicicleta muy aerodinámicas. Además no debemos olvidar que en las bicicletas de estos años las manetas de freno eran de un tamaño muy inferior al de las manetas actuales, por lo que la actualización de una bicicleta con manillar clásico y manetas modernas deberá cambiar su ubicación tradiconal.




Una de las primeras actualizaciones de mi Old Razesa que tenían un precioso manillar clásico Belleri fueron las manetas de freno, instalando unas Tektro RL340 cuyo tamaño de agarre es mucho mayor que las manetas clásicas. Para poder mejorar considerablemente el agarre de las manetas de freno y evitar una posición donde se cargaran mucho las muñecas debía jugar con la inclinación del manillar. La solución la observe en muchas bicicletas de ciclistas de los Estados Unidos donde elevaban el manillar hasta dejar la zona de caída en linea recta con la potencia y colocar las manetas de freno en el inicio de la caída.





La colocación de unas manetas de freno modernas sobre un manillar de carretera clásico al que se eleva para disminuir la caída puede convertir a nuestra bicicleta de carretera en una auténtica delicia y eliminar para siempre los dolores de muñecas o de cervicales. Puede que estéticamente no sea del agrado de algunos puristas pero permite evitar muchos sufrimientos sobre nuestra bicicleta. En mi caso también he conseguido que la parte baja del manillar sea más aprovechable al tender hacia arriba en la zona donde inicia la caída. Recomiendo ir realizando pequeños ajustes en salidas de 1 a 2 horas e ir comprobando las molestias si las hubiera para regular poco a poco, porque al final todos somos diferentes, tanto en los gustos de agarrar el manillar como en la morfología de nuestras manos, brazos y muñecas.