sábado, 31 de enero de 2015

Puentes de freno nuevos para la vieja Razesa

Continuando con los pequeños retoques para que la vieja Razesa luzca cada día más brillante, le he cambiado los puentes de freno por unos radiantes y cromados frenos de doble pivote Alhonga. Los frenos originales que desmonté e intente dar todo el brillo que pude, eran unos Olimpic del tipo side-pull. Este tipo de freno se utilizaron durante toda la decáda de los 70 y 80 hasta la aparición de los del tipo doble pivote usados hasta fecha de hoy.



En su estado original
Desmontados, limpios y pulidos
Terminados y montados
El motivo principal del cambio, además del estético, ha sido para mejorar la frenada. Los originales, no tenían apenas brillo y estaban bastante agarrotados a pesar de haberlos desmontado y limpiado. El encontrar unos frenos que se adaptaran a mi gusto, ya que los quería cromados, y que tuviesen los brazos del puente algo más largos de la medida habitual de 40-50mm, no era tarea fácil. Tras informarme por la red y medir la distancia sabía que los necesitaba de 43-57mm. Tras buscar por mis habituales tiendas on line, tenía ya varios candidatos pero me exponía a que no me sirvieran, así que me decidí a buscar por las tiendas de bicicletas de mi localidad. Como la medida que necesitaba no es la habitual, en las tiendas convencionales no encontré nada que me sirviera. Recurrí a un pequeño taller de bicicletas que suele tener material antiguo y ¡eureka!, encontré unos Alhondiga cromados y brillantes, de doble pivote, de medida 43-57mm y por 25 euros el par.



El montaje no me ha ofredido ningún problema en el freno delantero, pero en el freno trasero el casquillo de cierre no entraba por lo que he debido agrandarlo un poco con una broca. He conseguido que entrara la mitad del casquillo de cierre, quedando firmemente apretado. Cables nuevos y he aprovechado para poner casquillos cromados en la terminación de los cables y topes en azul.