sábado, 11 de julio de 2015

Alpujarra en Brompton: Final 5ª etapa Lanjarón-Granada (CONCLUSIONES)

Todo lo bueno acaba y nuestra aventura ciclista también llegó a su fin. Nos levantamos a las 06.30 horas y a las 07.15 horas estábamos saliendo de Lanjaron para evitar que nos cortaran la antigua nacional por donde discurriría el Rallye. La salida fue un tramo de continua bajada muy cómodo que nos llevó hasta Bézmar donde paramos a desayunar. Tras nuestro preceptivo café con tostadas de aceite y tomate de nuevo a dar pedales. El camino se retomó con una constante pero tendida subida. A pesar de ser temprano nos fuimos cruzando con muchas grupetas de ciclistas.

En poco más de tres horas llegamos a la estación de autobuses de Granada donde oficialmente acabó la Ruta "Alpujarra 2015: Friends & Brompton". Dejamos las bicis y nos hicimos la foto oficial de llegada.




Nos despedimos con la alegría propia de terminar nuestra aventura y la nostalgia por volver a la rutina diaria. Jose Mari ya nos pinchaba diciendo que ya había que ir mirando la próxima aventura. Me dió tiempo a asearme un poco en un baño y cambiarme de ropa. Como no podía ser menos, me fuí a la estación subido en mi Brompton. En el hall de la estación de autobuses la plegué y la guardé en su funda bajo las miradas extrañas de algunos viajeros. Cuando llegó el momento de subir al autobus con la Brompton en su bolsa nadie se dió cuenta que era una bicicleta lo que estaba introduciendo en la bodega del autocar.




En 2 horas de autobús llegué a casa. Mi aventuraenbiciplegable había concluido.


Conclusiones.-

* Hacer un viaje de cicloturismo es una experiencia que recomiendo a todo aquel que le guste el ciclismo. Es una forma de disfrutar del entorno única y que ningún otro medio de transporte te permite. Es la medida justa entre velocidad de desplazamiento y posibilidad de disfrutar de cada momento y lugar.

* El poder realizar un viaje de cicloturismo acompañado de amigos es una de las mejores opciones. El poder pedalear acompañado, disfrutar de los momentos en compañía, la seguridad del grupo y la solidaridad son ventajas de peso a realizarlo en solitario. Un grupo de cuatro a seis es el número ideal para jornadas ciclistas, ya que los ritmos son más fáciles de llevar y las rutas se agilizan mucho más. Nuestra "cuadrilla" ha sido la cuadratura del círculo. No hubiese encontrado unos compañeros de ruta mejores. Han sido el complemento ideal y nuestra amistad ha salido fuertemente reforzada de estas jornadas de sol y pedal. "Chapeu" por ellos y agradecerles su paciencia, solidaridad y estupendos momentos vividos.

* La ruta elegida es todo un acierto. Muchas veces estamos tan cegados por desplazarnos a sitios y lugares exóticos que obviamos las maravillas que tenemos tan cerca. He de decir que desconocía la belleza de algunos de los lugares que hemos visitado y que permanecerán en mi retina por siempre. Felicito a Jose Marí que fue el artífice de esta ruta tras una proposición genérica lanzada por mí. 

* Tremendamente orgulloso del comportamiento de mi pequeña bicicleta plegable Brompton durante toda la ruta. El realizar una ruta de estas características, con una orografía muy complicada y dura, cargado con peso y sobre una bicicleta con 6 velocidades y ruedas de 16" pone de manifiesto lo que he ido defendiendo en este blog desde su inicio: "¿Quién dijo que no se podía hacer con una bicicleta plegable?". No solo no se puede, sino que es mucho más ventajosa de realizar que con otras bicicletas tradicionales. El llegar a cualquier sitio y poder plegarla debajo de una mesa del restaurante, subirla a la habitación del hotel o regresar plegada en la bodega del autobús son puntos fuertes en este tipo de viajes ciclistas. Hay que matizar siempre que son rutas sobre asfalto, en mejor o peor condición, pero asfalto. Una vez puesta a rodar sobre el asfalto la Brompton se desenvuelve como pez en el agua y sin ningún tipo de complejo con sus hermanas de ruedas grandes.

* La T-Bag me ha vuelto a enamorar. Ya estaba convencido de su versatilidad, pero verla en acción en su entorno natural ha sido todo un disfrute. Es resistente, fuerte, inmensamente grande y todos sus bolsillos han sido utilizados. Para un viaje como éste, de 5 días, no he necesitado llevarla a plena carga, con lo que es una alforja que te ofrece un margen de carga para viajes de 10-15 días. Su sistema de carga frontal es increíblemente funcional, llegando a bajar puertos a mas de 60km/h sin ningún tipo de inseguridad.

* Un apunte negativo es el sistema de estacionamiento cuando la bicicleta esta cargada. Hay que tener mil ojos y reposarla sobre una superficie muy plana, sino es así, se caerá rápidamente. Es mucho más seguro dejarla abierta y apoyada contra una pared o valla.