jueves, 6 de noviembre de 2014

Salida de otoño con la vieja Razesa

Octubre ha sido un mes para olvidar. El día 12 de octubre cogí "el resfriado", "la madre de todos los resfriados", que me ha tenido con picor de garganta, mocos y malestar durante tres semanas. Como además el tiempo en estas fechas resulta muy cambiante, no me la quise jugar y preferí recuperarme del todo. Hoy se daban todos los factores para poder rodar un rato. El día estaba claro y sin nubes, aunque hacía fresco, lucía un espléndido sol con unos 16ºC. Culotte corto, maillot largo y buff.

No hacía viento y aprovechando la mañana soleada puse rumbo hacia el poniente, dirección a Adra. Elegí el camino de la costa para poder disfrutar de la brisa del mar y me encontré con el regalo de las vistas de Sierra Nevada con sus primeras nieves. Aunque me apetecía rodar rápido, notaba la falta de actividad de estas semanas y he preferido llevar un ritmo constante. Lo que si he conseguido ha sido no borrar la sonrisa de la cara, ha sido de esas salidas que no han tenido nada especial, pero que las he disfrutada en toda su expresión.

He aprovechado para probar una bolsa de cuadro que compré por ebay y que permite llevar el teléfono móvil y más cachibaches pequeños. Como mi Smarphone es de los grandotes, demasiado para mi gusto, la bolsa debía ser la talla L. La bolsa en sí no esta nada mal, pero no está pensada para ser instalada en un cuadro de carretera de acero con sus tubos finos. La superficie de apoyo es muy pequeña y hace llevar los cierres de velcro al límite, resultando francamente antiestético. Además los cierres de velcro son muy estrechos para una bolsa tan grande. Por otro lado, la bolsa se movía constantemente y me golpeaba en las rodillas ya que sobresalía mucho del cuadro. Estaba deseando llegar a casa para quitarla y ya se la regalaré a algún colega. La suerte que la inversión ha sido mínima.





Aunque tenía muchas ganas de seguir rodando he sido conservador y me he dado la vuelta en Balerma regresando por el Ejido, no vaya a ser que mañana que saldré con mi amigo Lorenzo no pueda mover las piernas. Al final han sido 75 kilómetros en 3 horas a una velocidad media de 25.1km/h.