martes, 1 de diciembre de 2015

Sustitución de las zapatas de freno a la Old Razesa

Después de muchos kilómetros, ayer cuando bajaba un puerto me di cuenta que las zapatas de freno habían fallecido. El frenado no era progresivo y cuando apretaba con más fuerza, percibía pequeños botes en las ruedas. Las desmonté y comprobé como la zona de frenado estaba bastante desgastada y no era uniforme. Las zapatas que había usado hasta ahora venían montadas con los puentes de freno Alhonga y son las que constituyen un solo cuerpo de goma maciza. Suelen ser gomas muy duras para alargar su vida pero por contra con una calidad de frenado mediocre. Por este motivo me decidí por unas gomas más blandas y con mejores cualidades de frenado. 



En esta ocasión he optado por las zapatas de la marca Decathlon, que cuentan con cuerpo de aluminio de poco peso (unos 33 gramos cada una) y permiten la sustitución de la zapata de goma desprendiéndolas de un pequeño tornillo en el extremo. Tienen un precio contenido y son compatibles con las zapatas Shimano 105, Ultrega y Dura Ace.









Estéticamente mejora el conjunto al acompañar al cromado general de los puentes de freno y en la práctica transmiten algo más de tacto sobre el freno. Queda ver la duración y como trabajan durante el invierno.